EL DOLOR EN LA OBRA DE CARLOS BARBERENA.

EL DOLOR EN LA OBRA DE CARLOS BARBERENA.

 

El más puro azar, o un destino de búsquedas, de tratar de hacer vivir artistas vivos que se mueven en un mercado de artistas muertos, es lo que pienso me llevó a descubrir a los hermanos Barberena : Cesar, Robert y Carlos. Todos artistas con un gran talento.

 

Carlos el menor de todos ellos, se formo en una manera autodidacta al observar como sus hermanos mayores entraban en el destino incierto de la plástica, pero no me refiero a la casualidad, estaba interesado en descubrir un conocimiento que le permitiera navegar el océano de sus recuerdos.

Como cuando los colores no tenían formas en sus ojos, su padre se desvaneció de su vista. Años mas tarde cuando tenía apenas siete años, aquel dolor del ataque a Granada y luego su partida forzada al exilio por ruego de su madre.

 

Es posible que una selección rigurosa del destino haya colocado como en tantos otros las imágenes repulsivas del ¨ Dolor ¨. Quiero decir que el oficio de Carlos Barberena necesita de ese dolor , flagelar el subconsciente y hundir sus lagrimas a sus raíces y de una u otra manera hacer un tanto insólitas las horas que en algunos momentos vivimos. Respetar a los muertos  que solo en los recuerdos encuentran sus lápidas pulcras y evitan trascender al olvido.

 

Ante este panorama, su temática es bastante peculiar y prueba de ello es su obra titulada ¨ Exilio ¨ (Autorretrato) aquí logra encontrar las melancolías de un ser cuya furia deforma su rostro en una manera mas estudiada y cruda , sus colores son testigos de una textura difícil en uno de los más bellos ejemplos de la pintura expresionista al estilo del ruso (Chaim Soutine). Luego una violencia volcánica y un movimiento de distorsión en su manera de narración acercan sus obras, al Guernica de Picasso que luego las separa colocándolas en interiores de espacios cerrados como el inglés (Francis Bacon) uno de esos ejemplos es su obra ¨ Piedad ¨ .Consciente de que el arte es una realidad concreta en sí misma, que posee una existencia propia, ha optado por decirlo en una manera mas clara en vez de jugar con tradiciones decorativas y a ampliado su visión utilizando objetos que se adhieren al canvas como los años. Carlos Barberena tiene una necesidad de llenar un vacío y cuando lo desea quedan perfectamente compatibles en un mismo cuadro.

 

De cualquier manera no solo la composición importa en su pintura, siempre busca un balance entre la oportunidad y lo estudiado en una manera que logren plantear  una interrogante al espectador y trascender las infinidades que plantea la plástica.

Por lo tanto , no debe de llamarle la atención su manera tan singular de narrar sus ideas , ya les aviso , no busquen en sus cuadros horizontes decorativos , porque es su dolor lo que provoca que Carlos Barberena flagele sus lienzos, si desea meditar y compartir  lo que tanto miedo provoca y de lo que esta prohibido hablar aunque exista , entonces observe, llore si puede y después piense que necesitamos de ese dolor para saber darle sabor al amor.

 

 Alvaro de la Rocha

Critico e Historiador de Arte.

Washington, D.C. Febrero del 2001.

 

comments